Candy Bar: el Buffet Dulce


El Buffet de Caramelos es, a mi parecer, el mejor invento desde… ¿los caramelos?

Imagínate una mesa, bien decorada, a tono con el resto del espacio… solo que en ella se encuentra la mayor y mejor selección de caramelos y golosinas y dulces y cupcackes que te puedas imaginar. Y claro, todo a juego con el pastel.

Aunque el CandyBar es una costumbre muy extendida en Estados Unidos, en España ya tenemos a grandes profesionales que crearán hermosos Buffets llenos de color y dulce.

I ahí algunos consejos gratis para que vuestro Buffet de dulces sea un éxito:

  • Elige los colores según la temática de la boda y juega con ellos (sin excederte).
  • Cuida el entorno donde vayas a colocar la mesa. ¡Que no desluzca!
  • No escatimes en golosinas (Esto debería ser el onceavo mandamiento).
  • Colócalos en tarros dónde se pueda ver el contenido. Lo transparente, en cuanto a dulces se refiere… ¡Es sexy!
  • Utiliza elementos ornamentales, que siempre darán un toque de frescura.

Yo quiero uno permanente en mi casa y otro en mi despacho, gracias.

Un abrazo,

Mar

las Novias de la Cibeles


Ayer se inauguró Cibeles Madrid Novias  aquí os dejo una selección de mis vestidos favoritos de los desfiles de ayer:

Ana Torres

Charo Peres

Franco Quintans

Hannibal Laguna

Isabel Zapardiez

Miquel Suay

Rafael Urquizar

¿Cuál es vuestro favorito?

Un abrazo,

Mar

Les Cocons. Tocados hechos a mano con mucho amor.


La firma Les Cocons está invadiendo la blogosfera. Y no me extraña. Unos preciosos tocados hechos con mucho amor, que es algo que en Y las Flores nos parece imprescindible.

Elvira Valle, la creadora y diseñadora de Les Cocons, nace en Ferrol de madre modista y padre manitas. Viene de una familia llena de artesanos y se nota que lleva el arte en las venas.

Aunque siempre ha trabajado con sus propias manos, Les Cocons nace en 2007 y desde entonces Elvira ha realizado personalmente cada uno de sus tocados.

Encuentra inspiración dondequiera que esté, pero podríamos decir que en busca de texturas orgánicas, la naturaleza se convierte en su musa favorita y los materiales de las mejores calidades, en su compañero eterno.

Les Cocons tiene un diseño muy femenino y favorecedor,  para todos los gustos. Encontramos en sus últimas colecciones creaciones con aire vintage, romántico o bohemio.

La colección La Valle de Les Cocons (2010) nace como homenaje a la tienda de sombreros que aparece en Cantando bajo la lluvia y que sirve de fondo a una de las escenas más memorables de la historia del cine.

De formas y texturas inspiradas en los elementos de la naturaleza, esta colección está compuesta por pequeños canotiers (sombreros, yo también he tenido que buscarlo) y flores, adornados con plumas, sedas o cristales Swarovski.

En el Año Internacional de los Bosques (2011), Les Cocons lanza la colección Silvana (del derivado latín de selva o bosque), como sincero homenaje a todos los bosques del planeta.

Una colección en la que las plumas, sedas, encajes, piedras y cristal se convierten en aves, insectos, hojas y flores silvestres, dando forma a piezas delicadas en las que el detalle está siempre en primer plano.

Y no solo eso, Les Cocons también hace unos cinturones y bouquets para cuello, tobillo o muñeca que son una divinidad.

Normalmente recibe a sus clientas en su pequeño taller en Vigo, pero ¡tranquila! Puedes encontrar y comprar sus creaciones en su página web, dónde encontrarás sus colecciones, y aquí piezas más sencillas y asequibles.

Les Cocons tiene estilo. Y como esta hecho con mucho amor, se nota.

Un abrazo,

Mar

Y la Boda Real. Realmente.


Después de la sobredosis de Boda Real de ayer, ¿cuantas de vosotras se han levantado con una real resaca?

Ya habréis visto en todas partes los modelitos, pamelas, tocados y otros (porque lo de las hijas de Sarah Ferguson no tiene nombre), así que intentaremos tocar aquí lo que no se sabe de la Boda Real.

Empezaremos por la Abadía de Westminster, que estaba bellísimamente convertida en un pequeño bosque, gracias a media docena de arces silvestres adornados con cintas púrpura. ¿El detalle? Los árboles se replantarán. Se acabó el efecto con diversos centros de flores, autóctonas: sellos de Salomón, azaleas y lilas. La decoración (solo de la abadía, claro) costó 38 millones de dólares… Casi nada.

Como “oficialmente” no era realmente una Boda Real (pues William no es heredero directo a la corona) Catherine y William se permitieron el lujo de colocar a sus amigos en algunos de los mejores asientos de la Abadía. Lo podéis ver aquí:


Las malas lenguas dicen que Camila Parker utilizó un rotulador rojo para tachar de la lista real a aquellas personas que recordarían demasiado a la fallecida Lady Di.

falta en el plano la ubicación de los dos coros que se encargarón de… digamos amenizar la ceremonia.

¡ Y cómo no voy a dedicarle una pequeña mención a la Duquesa!

El vestido sorprendió por su sencillez, con claras referencias a Grace Kelly. Pero como ya os han hablado hasta la saciedad de la creación de Sarah Burton, yo os hablaré del ramo de la novia.

Creado por la diseñadora floral Shane Connolly, la tradición dice que el ramo debe incluir un ramito de mirto del arbusto original plantado en 1845 por la reina Victoria en Osborne House. El ramo de Catherine incluía mirto, liliáceas del valle y jacintos. ¿El detalle? incluía unas flores conocidas en el Reino Unido como “Sweet William” (Dulce Guillermo), una variedad que en español se conoce como clavel de Japón. ¿Qué bonita referencia hacia su maridito, verdad?

Y aunque ha sido un arduo trabajo… he encontrado una fotografía de la mesa en la que se celebró ayer la recepción de la Boda Real. Aunque en la Abadía de Westminster se encontraron 1900 personas, a la recepción solo asistieron 600. ¿El detalle? Se enviaron dos invitaciones separadas, una para la ceremonia y otra para la recepción.

Mucho oro en pimenteros, bandejas y candelabros, frutas frescas (piñas, melocotones o nectarinas y fresas) y unos centros de mesa con diversos tipos y colores de rosas. Hay algo que no me encaja, porque normalmente no se hacen tan altos, para que los invitados tengan, básica y mayormente, campo visual. ¿El detalle? De la recepción y la fiesta se encargó Lady Elizabeth Aston, la prima de la Reina Isabell II, y costó 500.000 dólares.

Durante la recepción, y con un claro guiño a Elton John y a su homenaje a Lady Di, Candle in the Wind, Ellie Gouldin les dedicó a los recién casados Your song.

Para terminar con buen sabor de boca, os dejo estas maravillosas fotos del Real Pastel o Royal Cake, como os guste más… Fiona Cairns, la repostera elegida para hornear el pastel, lo cubrió con crema y glaseado blanco y decorada con 900 flores de azúcar. ¿El detalle? Habían 16 tipos de flores diferentes, todas elegidas por su significado y con referencia a una tradición victoriana.

En resumen… una boda muy normalita, hija: música en la recepción, a la novia la entregó su padre, se casaron, se dieron un beso, se fueron a comer con sus invitados, tomaron pastel, seguramente alguna copa de más y ¡vamos! Todos para casa.

Muy normalita, pero a lo grande, eso sí… es que son Royals.

Un abrazo,

Mar

Detalles con sabor a Indie


Los pequeños detalles marcan la diferencia, y no podemos negar que lo out está in.

El efecto diy (do it yourself – hazlo tu misma) le da un aire indie a estos banners hechos de papel, una alternativa económica y original para sustituir a las típicas figuras del pastel, o para marcar los asientos de tus invitados, o para personalizar cada postre individual, o para enviar mensajes divertidos o románticos… Si es que solo tienes que dejar volar tu imaginación!

Las encuentras en ReadyGo, o si tienes conocimientos básicos de programas de diseño puedes hacerlos tú misma (o tu gran amig@ diseñador), personalizándolos al máximo!

¿Os gusta? ¿Lo utilizaríais en vuestra boda? ¿Cómo son las figuritas perfectas para ti?

Un abrazo,

Mar

Agradecida (BHLDN)


Como fan incondicional que soy de Urban Outfitters, os podéis imaginar mi emoción al descubrir su nueva marca BHLDN (Beholden), una firma maravillosa dónde encontrarás vestidos de novia y para invitadas, lingerie, zapatos y accesorios con un toque vintage, romantico… con personalidad, que os encantará por su singularidad.

Os dejo aquí cuatro looks que me parecen increíbles:

Este vestido color hueso de tafetán mate tiene un escote  espectacular, y la falda abombada con la superposición cerrada con lazos es absolutamente divina. Ideal para las novias que quieran un vestido clásico con un toque irreverente. Se puede combinar con unos zapatos de color, para darle un toque especial que solo se verá al andar… o con el bolsito de mano de Clara Kasavina, hecho con capas de cuero con flecos de color hueso y una pequeña flor en el cierre.

Para las novias que no pueden resistirse a lo retro, este vestido de Tracy Reese es un must! De color beige y con adornos florales, la espalda en V y mangas de tres cuartos, este vestido vintage es un sueño hecho realidad. Puedes combinarlo, como en la foto, con un tocado estilo años ’20 para darle un toque charlestón. Y los zapatos de Something Bleu color champagne con las frondas de terciopelo y organza de seda calada… ¡la combinación perfecta!

Este vestido de Beth Bowley para invitadas, con estampado de amapolas es simplemente precioso. Limpio y sencillo desde el frente y sutilmente sexy en la parte del cuello gracias a un corte bien pensado… Se puede combinar con verdes, amarillos, beiges o rosas, (como estos zapatos de Something Bleu) y una torerita del mismo color.

Para las más jovencitas (o atrevidas) este palabra de honor coral de McGinn parece simple a primera, segunda o tercera vista, sin embargo, gracias a los apliques de flores, a ese cinturoncito claro que marca la cintura, a los encajes en la parte inferior y el plisado en la espalda… acaba por cobrar vida. Para darle fuerza al escote, el collar de Kahn Ranjana, inspirado en las orquídeas se prestan al romanticismo.

Espero que os guste tanto como a mí, y os animo a visitar su página web en BHLDN para una ocasión especial, o para el día a día podéis echarle un vistazo a Urban Outfitters.

Un abrazo,

Mar